Caramelos

Creo que fue mi padre quien despertó en mi el amor por los colores, y bueno, si hacemos caso a Freud, el amor en general

Recuerdo cuando era pequeña, a mi padre trabajado en la mesa del comedor. Dibujaba planos. Por aquel entonces no había ordenadores ni impresoras, ni  programas de diseño gráfico. Había tira-lineas, lápices de colores, pocillos donde disolver las barras de pintura, difuminos, papel secante… Yo me sentaba debajo de la mesa y mi padre me iba dando pinturas, colores, preciosos colores…

Y mi padre, pacientemente, trazaba las lineas, coloreaba, raspaba con una cuchilla, sacaba punta a los lapiceros, lapiceros de colores, preciosos colores. Y yo, quedaba fascinada.

El detalle del cierre, está realizado taladrando para hacer el orificio que luego se decora con una tacha de ojal por donde se mete una goma elástica . El corazón es de madera pintado en blanco y lunares grises.

Me gusta el matiz que deja la pintura de efecto tiza y su textura

El estarcido está realizado con pasta de efecto relieve, que es una especie de masilla parecida a la que se utiliza para rellenar grietas y alisar paredes, pero un poco mas fina y liquida. Hay varias marcas, yo utilizo la de Dayka porque seca rápido.
Las plantillas son diseño de Quedomonísimo.

Una de bebés…

Tomás y Mateo son dos preciosos gemelos que han entrado en este mundo hace poquito. Un lindo regalo para ellos, bueno, mas bien, para su mamá…

Figuritas de cartón realizadas con troqueles y plastificadas.

El soporte de la caja y los papeles son de Dayka, de la última colección que ha sacado para bebé. La pintura, de la misma marca, es de efecto tiza, me encantan estas pinturas y los colores que tiene…