Tuneando…

Un día me regalaron en el supermercado dos bandejas, una amarilla y otra verde. Son detalles que hacen para premiar la fidelidad del cliente, lo cual se agradece, pero a veces dudo si es premio o castigo, pues hay algunos objetos difíciles de dar uso.

Estas bandejas andaban por mi casa de un lado para otro, en la ambivalencia de si las mandaba a la basura o volvían al fondo del armario. Me da pena tirar objetos que con algún arreglillo pueden llegar a ser útiles, es mi vena reparadora, tendencia que en el mundo actúal está muy mermada. Eso de reparar no se lleva, se trate de objetos, de relaciones personales o de lo que sea. Pero, bueno, volvamos a la bandeja. Os la voy a presentar tal como era….

Continue reading »

¿Cómo lo hiciste…?

En los trabajos manuales cualquier material es válido. Lo que vamos a poner en juego es nuestra hábilidad para usarlo y nuestra creatividad. Desde luego que es mucho mejor utilizar buenos materiales. Nos resultará mas fácil manejar un papel de calidad, pues no se deformará tanto al mojarlo con la cola, no se deteriorará con el tiempo… Lo mismo pasa con los soportes. En los bazares chinos podemos encontrar gran variedad, sobre todo de cristal, pero son irregulares y tienen muchos defectos que van a dificultar el trabajo a realizar.. Los pegamentos y productos de barnizar y encolar que utilicemos también deben de ser de calidad. Calidad no significa el “mas caro”. Ya iremos viendo…

Ademas de buenos materiales, el trabajo manual requiere por encima de todo paciencia. Los trabajos manuales y las prisas son incompatibles. Ya sé que respetar los tiempos no se lleva hoy en día, por eso las manualidades y la artesanía con mayusculas no están de moda. Gran parte del éxito de una manualidad está en esto. El tiempo de secado de una cola, de una pintura… y sobre todo, el tiempo para gestar la idea. Un soporte, elegir un papel, colocar un detalle aquí o allá, recolocarlo al día siguiente…

Olvidarse de buscar la perfección. No existe. Se que es una desilusión, pero es así. En manualidades, como en la vida, si queremos disfrutar y no acabar derrotados, es recomendable posicionarnos en “hasta dónde es posible y la realidad nos permite”. Esto significa que muchas veces de lo que tenemos en la cabeza, de lo que desearíamos hacer, de cómo imaginamos que va a ser el resultado, a lo que luego conseguiremos, habrá una distancia, la que se recorre desde el Ideal a lo que luego será.

Las personas difíciles de satisfacer no deberían dedicarse a hacer manualidades porque sufrirán mucho. Nada de lo que hagan les llenará y todo terminará en la papelera. Mejor que solucionen este problema y luego se dediquen a las manualidades.

Para los obsesivos tampoco es una buena actividad. Nunca terminaran una manualidad, se pasarán horas y horas, dias y dias, meses y meses añadiendo detalles.

Bueno, lo que quiero transmitiros es que hacer manualidades no depende solo de los materiales, de hacer copias exactas de decoraciones de objetos y de aprender a la perfección las técnicas. Las manualidades son un arte, con minúsculas, pero no deja de ser un arte, por lo tanto son una mezcla de muchos factores.