¡¡Vamos de boda!!

Hace mas o menos un año que empezamos a ir dando forma a esta boda. Nunca antes se me había ocurrido indagar en páginas y blog sobre estos asuntos. A día de hoy creo que puedo hacer una tesis doctoral sobre decoración y detalles para bodas y eventos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Disponíamos de diez meses para organizarlo todo. Montones de ideas y la difícil tarea de empezar a seleccionar. Jarrones altos, bajos, medianos, orquídeas, o margaritas, alfombra blanca o dejamos la morada, adornamos las sillas de la ceremonia o se quedan tal cual… Y un factor muy importante, encontrar una persona, un profesional que nos ayudase a realizar nuestros proyectos. No fue fácil. Hay sitios de ceremonias dónde lo dan todo hecho, va todo en el mismo pack, pero este no fue nuestro caso. Nosotros fuimos juntando distintos profesionales, y había que coordinarlos. Les dimos nuestras ideas, les dimos los materiales  y ellos nos ayudaron a hacerlo realidad.

 El lugar que eligieron los novios es una finca de un pequeño pueblecito de Guadalajara. Una ceremonia civil, oficiada por la alcaldesa, un encanto de mujer, de esas personas que todo lo facilita. Será porque su nombre es Felicidad, no se, pero buen augurio en acontecimientos como este.

 

 

 

 

 

 

 

 

Los alfileres están realizados con botones forrados, algunos con telas de los camisones de la Tía Teresa y luego impresos con sellos y tinta para telas y otros con telas que compre por internet.