Ça c’est Paris !!!

De París se pueden decir muchas cosas, menos que resulta indiferente. Es una ciudad increible. C’est magnifique. Es de esos lugares que se meten en tu vida y al que añoras volver. Pasear por Paris es un continuo descubrimiento, cada rincón sorprende. Cuando parece que ya lo has visto todo, doblas la esquina y ¡oh! una plaza, una iglesia o una tienda llena de ese glamour que solo tiene Paris.

 

C’ est la vie es una típica frase francesa que se suele decir para consolar a alguien cuando le sucede algo malo.

Continue reading »

Tuneando…

Un día me regalaron en el supermercado dos bandejas, una amarilla y otra verde. Son detalles que hacen para premiar la fidelidad del cliente, lo cual se agradece, pero a veces dudo si es premio o castigo, pues hay algunos objetos difíciles de dar uso.

Estas bandejas andaban por mi casa de un lado para otro, en la ambivalencia de si las mandaba a la basura o volvían al fondo del armario. Me da pena tirar objetos que con algún arreglillo pueden llegar a ser útiles, es mi vena reparadora, tendencia que en el mundo actúal está muy mermada. Eso de reparar no se lleva, se trate de objetos, de relaciones personales o de lo que sea. Pero, bueno, volvamos a la bandeja. Os la voy a presentar tal como era….

Continue reading »

De la huerta

 

 

Tengo un hermano que desde niño ha sido un “cocinilla” en el mejor sentido de la palabra. Este apego por los fogones le acarreó algún que otro encontronazo con mi padre, pues por aquella época el hecho de que un varoncito se mezclara con sartenes y tarteras provocaba pánico, ya que cuestionaba su futura “hombría”. Ni siquiera pensando en “los grandes chef” podían tolerar que su interés se colocara en otros lugares, pues el futuro profesional de mi hermano ya tenía destino, y mi padre no iba a consentir que nada ni nadie se interpusiese en él.

Continue reading »